likeIcono La alocada propuesta escénica de Galván.
unlikeIcono  El retraso con el que comenzó la función.
Foto: Fernando de Valenzuela
Foto: Fernando de Valenzuela

Con FLA.CO.MEN Israel Galván echa la vista atrás a su trayectoria artística para ofrecernos algunas de las pequeñas perlas de sus espectáculos anteriores ¡Mira! Los zapatos rojos, La metamorfosis, Lo Real, otorgándoles un aire fresco y renovado, dejándolas desprovistas de artificios y argumento.

FLA.CO.MEN es la producción más arriesgada y loca de Galván. En ella nos ofrece hora y media de entrega, pasión, arte y risas, muchas risas. Como el propio Galván dice de su obra, se trata de “una cosa desordenada”, en la que no ha intentado crear una fusión, sino que es un “flamenco libre”, como un “grito flojito” o “un  juego”, en el que lo único que se busca es el disfrute.

El espectáculo está articulado a modo de concierto, en el que el cuerpo de Galván es un instrumento más de la agrupación y la música es la protagonista indiscutible del show. Podríamos decir que FLA.CO.MEN es un concierto de música flamenca, escrito en un lenguaje contemporáneo, en el que se combinan sonidos eléctricos con fragmentos más tradicionales e incluso con momentos de silencio absoluto y ruidos hechos con agua, monedas o un zapato de escayola. En esta ocasión, Galván ha incorporado instrumentos atípicos en la escena flamenca, como son la marimba, el violín, el saxo o el bajo eléctrico, y se ha rodeado de músicos talentosos y versátiles.

Foto: Fernando de Valenzuela
Foto: Fernando de Valenzuela

Durante todo el espectáculo cobra protagonismo un atril que Galván mira continuamente, con el que pretende hacer un “pequeño chiste”. En él, metafóricamente, podría estar leyendo en “el libro de los ritmos y de los bailes de uno mismo”, un libro en el que no hay nada, sólo “páginas en blanco”.

Foto: Fernando de Valenzuela
Foto: Fernando de Valenzuela

El público se sorprende continuamente con las ocurrencias de Galván, a cada cual más loca, y se ríe mucho cada vez que éste interrumpe el espectáculo diciendo “para, para, para!”. Recurso que repite muchas veces a lo largo de la velada.

Una vez finaliza el espectáculo, el teatro abarrotado de Itálica se pone en pie y aplaude calurosamente a los artistas.

Función: 8 de julio del 2015. Teatro Romano de Itálica (Santiponce). Festival Internacional de Danza Itálica.

[foogallery id=”840″]

Fotos: Fernando de Valenzuela

Ficha técnica

Dirección, coreografía y baile: Israel Galván
Músicos: David Lagos, Tomás de Perrate, Eloisa Cantón, Caracafé y Proyecto Lorca (Juan Jiménez y Antonio Moreno)
Dirección artística y coreografía de “Sevillanas”: Pedro G. Romero
Dirección de escena y coreografía de “Alegrías”: Patricia Caballero
Diseño de luces: Rubén Camacho
Sonido: Pedro León
Dirección técnica: Pablo Pujol
Coordinación de ensayos: Balbi Parra
Vestuario: Concha Rodríguez
Producción: A Negro Producciones
Co-producción: Théâtre de la Ville de Paris, Théâtre de Nîmes – scène conventionée pour la danse contemporaine
Con el apoyo de: Instituto Andaluz del Flamenco, Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)
Israel Galván es un artista asociado de Théâtre de la Ville de París y Mercat de les Flors de Barcelona. Agradecimientos al Teatro Central de Sevilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.