likeIcono La buena técnica de las bailarinas
unlikeIcono Si ves “El Corsario” no ves “Diana y Acteon” y viceversa

El Silicon Valley Ballet se presentó en Madrid, en dos únicas funciones y con un variado programa que incluyó una pieza clásica y otras tres contemporáneas. Al mando del ex bailarín del English National Ballet, el Royal Ballet y el American Ballet Theatre, José Manuel Carreño, este grupo de jóvenes talentos visita por primera vez España.

En la Sala Roja de los Teatros del Canal no cabía un alfiler, mucha expectación y aunque no me animo a afirmar que todos salimos con el mismo grado de satisfacción, si diría que todos salimos llenos de energía. Comenzando por el final, el programa se reservaba una fiesta con la pieza del israelí Onah Naharin Minus 16, que se gana primero la atención del público, luego genera impaciencia y confusión y engancha con un potente trabajo de canon, para cerrar con una simpática interacción arriba y abajo del escenario.

Repasando el resto del programa elegido, comenzar con El Corsario es una gran apuesta, que en este caso no ha salido del todo bien porque a Alexsandra Meijer y Zunyuan Gong no se los vio muy cómodos en sus roles. Ya sea por la presión de quien abre el programa o por el peso propio del papel, ambos mostraban gran intención, pero no terminaban de cuajar como pareja. Varias imprecisiones individuales y de pareja reafirmaron la sensación de que este dúo necesita aún más trabajo.

Glow-Stop, coreografiado por el finlandés Jorma Elo, con música de Wolfgang Amadeus Mozart y Philip Glass, es como montarse en una montaña rusa! No hay respiro para el público, pero tampoco para los bailarines. Esta segunda pieza mejora la primera (me reservo un casi suspenso para el vestuario), pero se sigue viendo al joven grupo de artistas un poco apurados para llegar a las exigencias coreográficas.

Es con Prism, una pieza de Annabelle López Ochoa creada para el Washington Ballet, la tercera propuesta del programa, cuando ya por fin se verá a los artistas interpretar una pieza que les sienta mucho mejor. Pudimos verlos más relajados y disfrutando de la danza. También pudieron mostrarnos mejor sus cualidades y personalidades. Prism es una obra plástica y etérea, en la que el vestuario, creado por la propia coreógrafa, embellece si cabe la de por si ya hermosa coreografía.

El grupo del Silicon Valley Ballet es un equipo de artistas jóvenes, con una gran diversidad cultural, con recorrido y trabajo por delante para disimular los distintos niveles de sus artistas, pero con un notable potencial.

Función: 28 de enero del 2016. Teatros del Canal (Madrid)

Foto: Alejandro Gómez

Ficha técnica

Coreografías: Vicente Nebreda, Jorma Elo, Annabelle López Ochoa, Ohad Naharin
Música: Ramón Delgado Palacios, Teresa Carreño, Philip Glass, Keith Jarrett, etc.
Luces: David K H Elliot, Brad Fields, Avi Yona Bueno
Vestuario: Norm Jean McGee, Zack Brown, Annabelle López Ochoa, Ohad Naharin
Le Corsaire Pas de Deux
Coreografía: Jose Manuel Carreño, after Marius Petipa
Música: Adolphe Adam. Arreglos, Riccardo Drigo
Vestuario: Jose Manuel Carreño
Glow-Stop (2006)
Coreógrafo: Jorma Elo
Música: Amadeus Mozart y Philip Glass
Luces: Brad Fields
Vestuario: Zack Brown
Prism (2014)
Coreografía: Annabelle Lopez Ochoa
Música: Keith Jarrett
Vestuario: Annabelle Lopez Ochoa
Minus 16 (1999)
Coreografía: Ohad Naharin
Música: Various Artist
Luces: Avi Yona Bueno (Bambi)
Vestuario: Ohad Naharin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.