likeIcono La propuesta de Antonio Najarro
unlikeIcono Los nazarenos

Mientras la sala del Real se va animando, un telón semi transparente y colorido deja ver detrás otro cuadro de enormes dimensiones, enmarcado en dorado, del que brota una tela blanca en movimiento. Especie de metapintura que nos invita a cuestionarnos si es tela, si es agua marina ondulante, si es lienzo para el pintor o una vela blanca que más tarde Inmaculada Salomón hará volar y bailar en la primera estampa, “Cosiendo la vela”, cuadro de Sorolla que no pertenece a esta colección y en la que la bailarina nos regala un sabroso bocado de un espectáculo del que estamos ávidos de saborear.

“Sorolla” es una obra que recorre parte de las danzas folclóricas españolas, inspirándose en las catorce piezas que el pintor valenciano realizó en óleo sobre tela para la biblioteca de la Hispanic Society de Nueva York en 1911. Un trabajo que le costó mucho tiempo y parte de su salud, siguiendo el empeño que tenía de pintar al aire libre y en el lugar donde ocurría el hecho elegido para ser plasmado sobre tela. Un año de viaje que culminó en su bautizada como “Versión de España”.

Catorce enormes cuadros que se convirtieron en una obra interminable, en una obsesión para el pintor valenciano, que solo trabajaba con la esperanza de acortar el tiempo que faltaba para ver a su amada Clotilde y así lo dejó escrito en innumerables cartas que envió a su mujer.

Sobre esta historia, que sigue viva en las pinturas, Najarro creó su espectáculo coreografiando junto a Arantxa Carmona, Miguel Fuente y Manuel Liñán y con música original de Juan José Colomer, Paco de Lucía (Zapateado), Enrique Bermúdez (La pesca del atún y El baile, bulería) y música popular.

Desde su estreno absoluto en el Matadero madrileño en 2013, “Sorolla” ha madurado y esta vez el BNE ha vuelto al Teatro Real, después de nueve años, con cinco funciones que derrocharon luz, color, ritmo, técnica y talento.

El viaje comienza por una ruidosa Galicia, que a ritmo de muiñeira, se hace presente con “La romería”; sigue por Extremadura con “El mercado”, con gesto y vestuario más sobrio y vuelve a subir el ritmo al llegar a Salamanca con  “La fiesta del pan”.

Junto a tres guitarras en la escena y percusión, Eduardo Martinez y Jose Manuel Benitez crean, con gran destreza e interpretación, “El encierro” y en el papel de dos jinetes transforman las sillas en toros que ordenan y dirigen.

Guipuzcua llega con “Los bolos” y un aurresku que Sergio Bernal baila sobre una plataforma sostenida en alto por un grupo de seis bailarines. Con “El pescado” viajamos a Cataluña de la mano de una gran interpretación de Miraim Mendoza y Eduardo Martínez.  “La jota” aragonesa devuelve el ritmo grupal con el brío de los saltos y la alegría de su interpretación.

Mientras llegamos al ecuador del espectáculo, Inmaculada Salomón vuelve a marcarse un solo en “El palmeral” de Elche, seguida por once bailarinas que nos acercan a Valencia con “Las grupas” y seguimos camino al sur, a Huelva para ser testigos de “La pesca del atún”. Sevilla llega con tres estampas, quizás la más floja, “Los nazarenos”, la colorida y atractiva “Los toreros”, y el final de fiesta con un potentísimo “El baile”, con Esther Jurado como figura destacada, bien rodeado de bailarines sólidos y con mucho carácter. Un derroche de color en movimiento en las telas y el audiovisual que visten estupendamente a las figuras del BNE, sobradas de talento y buen hacer sobre la escena.

Najarro elige una visión actual y creativa para mantener vivas las tradiciones,  ganando conexión con el público contemporáneo. Sirviéndose del audiovisual como recurso de apoyo para crear una atmósfera llena de color y movimiento y las nuevas tecnologías también en la puesta al día del vestuario, con impresiones digitales de los motivos de Sorolla. Un menú completo, con grandes ejemplos de la variedad folclórica de la península. Para los que además querían aperitivo, mientras el Real se iba llenando de público, los asistentes pudieron apreciar la exposición “Bailando Sorolla”, a través del objetivo de David Palacin. Una gran oportunidad para ver en detalle alguno de los 400 trajes utilizados en “Sorolla” y ver más de cerca a los bailarines del BNE.

Función: 11 de noviembre del 2017. Teatro Real (Madrid)

Foto: Stanislav Belyaevsky

Ficha artística
  • Idea Original: Antonio Najarro
  • Director de escena: Franco Dragone
  • Coreografía: Arantxa Carmona, Miguel Fuente, Manuel Liñán y Antonio Najarro
  • Música: Juan José Colomer, Paco de Lucía (Zapateado),Enrique Bermúdez (“La pesca del atún” y “El baile, bulería”) y música popular
  • Asistente del Director de escena: Pascal Jacob
  • Diseño de Figurines: Nicolas Vaudelet
  • Diseño de Iluminación: Felipe Ramos y Ginés Caballero (AAI)
  • Diseño de Escenografía: Vincent Lemaire
  • Diseño de Maquillaje: Eduardo Jiménez, National Make-up artist de Yves Saint Laurent Beauté
  • Bailarines Principales: Esther Jurado, Francisco Velasco
  • Primeros Bailarines: Alona Alonso, Inmaculada Salomón, Sergio Bernal, Eduardo Martínez
  • Solistas: María Fernández, Debora Martínez, Miriam Mendoza, José Manuel Benítez, Carlos Romero, Carlos Sánchez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.