Sheng-Ho Chang y Chien-Chih Chang, interpretando "Hugin/Munin", del taiwanés Po-ChengTsai.
Sheng-Ho Chang y Chien-Chih Chang, interpretando “Hugin/Munin”, del taiwanés Po-ChengTsai.

La ciudad de Burgos se vistió un año más de gala para celebrar la 14ª edición del Certamen Internacional de Coreografía de Burgos-New York. En esta “gran fiesta de la danza”, dirigida por Alberto Estébanez, que abarcó del 22 al 24 de julio, se dieron cita más de un centenar de artistas para competir en las modalidades de danza moderna y contemporánea, danza vertical, hip hop y grafiti.

En la final del certamen de la categoría de danza moderna y contemporánea se pudieron ver seis interesantes propuestas coreográficas de nivel, acuñadas por creadores de España, Taiwán, Bélgica, Francia y Reino Unido. La pieza que finalmente se alzó con el máximo galardón por unanimidad del jurado, tal y como era de esperar, fue “Hugin/Munin”, del taiwanés Po-ChengTsai, que recibió 7500€ de premio. Los intérpretes Sheng-Ho Chang y Chien-Chih Chang conquistaron a la platea y al jurado con la expresión de sus rostros y sus movimientos acrobáticos, con los que hicieron alarde de unas increíbles condiciones físicas. La propuesta, inspirada en la mitología nórdica, versa sobre los cuervos Hugin y Munin, que reposan sobre los hombros del Dios Odín y representan al pensamiento y a la memoria, respectivamente. La obra dio cierre con una original escena, en la que los bailarines hicieron volar un largo plástico, en la que uno se pregunta cómo se pueden crear pasajes tan bellos usando como único elemento un simple plástico.

Certamen Internacional de Coreografía de Burgos-New York 2015 (72)
Marion Alzieu bailando “This is not a white woman” (Segundo premio).

El segundo premio, dotado con 3500€, recayó en el solo “This is not a white woman”, de la creadora francesa Marion Alzieu. Se trata de una obra muy personal, que va in crescendo tanto musical, como coreográficamente, en la que la joven bailarina hace una interpretación rica en expresividad y se mueve de manera orgánica, haciendo patente su versatilidad como bailarina, muestra de su background dancístico en diferentes estilos. Fernando Lima ofreció a Marion la posibilidad de ser programada durante la próxima edición del Festival Huellas en Danza, del que es director.

Carmen Fumero, premio RCH a la mejor intérprete.
Carmen Fumero, premio RCH a la mejor intérprete.

El premio RCH a la mejor intérprete, patrocinado por Raúl Cárdenes Henríquez y dotado con 1000€, fue otorgado por unanimidad del jurado a la tinerfeña Carmen Fumero, bailarina y coreógrafa de la obra “Eran casi las dos”, “por su interpretación personal y única”, según las palabras del propio Cárdenes durante la entrega de galardones.

Uno de los premios otorgados por el Ballet de Siena, entregado por Marco Batti, fue para Malcolm Sutherland (Reino Unido), creador de “Man in the infinite” una pieza muy plástica y visual sobre la posición del hombre en el universo. El siguiente galardón de la compañía italiana recayó en Carmen Fumero y Miguel Ballabriga (Madrid), por la coreografía “Eran casi las dos”, una creación íntima y muy bien ejecutada técnicamente por parte de sus dos intérpretes. Por último, Batti entregó otro premio a Po-Cheng Tsai (Taiwán), coreógrafo de “Hugin/Munin”.

Sebastián Rowinsky y Asun Noales, interpretando la pieza "Vacío".
Sebastián Rowinsky y Asun Noales, interpretando la pieza “Vacío”.

El premio SóLODOS en Danza al mejor intérprete, que brinda la posibilidad de participar en la próxima edición de su certamen en Barva, Costa Rica, fue a parar a Sebastián Rowinsky, bailarín de la pieza “Vacío”, de la coreógrafa Asun Noales.

El premio L’Estruch, que otorga a la ganadora la posibilidad de realizar una residencia artística en la fábrica de las artes en vivo de Sabadell, fue para la española Asun Noales, por la pieza “Vacío”. La alicantina presentó al certamen una obra limpia y ejecutada de forma muy coordinada por parte de los bailarines, entre los que se encuentra la propia coreógrafa.

La única pieza finalista en el apartado de danza moderna y contemporánea que no recibió ningún premio fue “Ilusión de la noche”, firmada por Antón Lachky (Bélgica) e interpretada por la agrupación costaricense Colectivo Clá. Pese a no ser galardonada, la obra fue una de las más ovacionadas por los asistentes al certamen. En ella se alternaban momentos explosivos y desbordantes de energía, con pasajes cómicos e irradiantes de buen rollo, que arrancaron más de una carcajada entre los presentes.

Anna Sagrera y Marc Antolín en la pieza "Evolución" (Primer premio Hip hop)
Anna Sagrera y Marc Antoli en la pieza “Evolución” (Primer premio Hip hop)

El Premio Castilla y León es Vida, V Centenario de Santa Teresa de Jesús, patrocinado por la Junta de Castilla y León y dotado con 3000€, fue para la obra “In limbo: la eternidad de lo efímero”, acuñada e interpretada por Moisés “Moe” y Diego Garrido. Esta performance, cargada de luz y sombra, está inspirada en los versos de Sta Teresa de Jesús y fue estrenada en la pasada edición del Festival Internacional de las Artes de Castilla y León.

El premio al mejor espectáculo de hip hop, dotado con 2000€, fue para la pieza “Evolución” del coreógrafo Kanga Valls (Barcelona). La obra, estrenada en este certamen, hace un repaso por los distintos estilos que han influido en el desarrollo de este tipo de danza urbana. La obra es fresca y divertida y está interpretada de forma enérgica por un grupo muy compacto de bailarines, entre los que destaca Anna Sagrera. La coreografía “Coged rosas mientras podáis”, del creador barcelonés Nacho Cárcaba, fue galardonada con el segundo premio de esta categoría, dotado con 1000€.

Jorge Martín y Cristina Gómez Llusa, interpretando la obra ganadora de danza vertical, "C'est la vie".
Jorge Martín y Cristina Gómez Llusa, interpretando la obra ganadora de danza vertical, “C’est la vie”.

En la modalidad de danza vertical, tras descalificar la pieza “Entre cuatro tiempos” de Gloria Peón y Begoña Kreo (Bilbao) por exceder el tiempo máximo de duración, el primer premio, dotado con 5000€, fue para el creador Jorge Martín (Madrid), por la coreografía “C’est la vie”, estrenada en este certamen. El segundo premio, dotado con 2500€, recayó en la obra “Y aunque no os lo creáis…” de Eva Pérez, Elena González e Irene Rubio.

Fuera de concurso, Daniel Ramos y Víctor Martín, galardonados como bailarines sobresalientes en la pasada edición del Certamen de Danza Española y Flamenco con el Premio Fundación AISGE, presentaron la obra de escuela bolera “Tiempos diferentes”, que puso en pie al Teatro Principal de Burgos.

El premio al mejor grafiti, dotado con 500€, que se falló el 22 de julio durante la primera semifinal de hip hop en el Auditorio del Fórum Evolución, fue para Eneko Azpiroz, de Pamplona.

Fotos: Fernando de Valenzuela

[foogallery id=”1123″]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.