likeIcono La sensación de liviandad de los bailarines en escena
unlikeIcono La linealidad de la pieza y de la música

Rain fue estrenada mundialmente en 2001 y revisada para su presentación en 2016 y llega a Madrid de la mano de la compañía Rosas, que dirige Anne Teresa De Keersmaeker.

El escenario de la Sala Roja de Canal está limpio de escenografía, solo delineado por una cortina de cuerdas blancas que los bailarines atraviesan y que es iluminado desde atrás hacia los espectadores, con un gran foco que recuerda a la luz de un faro en permanente movimiento. La sencillez de la escenografía no niega su presencia y otorga el peso justo al escenario y la excusa para que detrás ocurran cosas que se cuelan en la escena.

Comienzan a entrar los bailarines y a caminar por la escena. El inicio promete pero a lo largo de la representación no se llega nunca a un clímax, no parece haber desafío o sorpresa.

Hay una energía colectiva que les une y que cabalga de uno en otro, dando paso a pequeñas variaciones individuales, en grupos pequeños, en un conjunto de diez personas que nunca paran de moverse. La coreografía no encierra gran dificultad de ejecución. A simple vista, su dificultad reside en complementar ese movimiento imparable general con las micro coreografías que otorgan al menos la ruptura de la repetición sin perder el continuum. El sello de identidad de Keersmaeker es la más rigurosa exploración y articulación del movimiento, desde sus formas más simples hasta las más complejas. Siete mujeres y tres hombres bailando con la partitura de Reich, compleja pero monótona y lineal, propia de su estilo.

Son sellos de estilo de la coreógrafa belga el utilizar la música de Stephen Michael Reich, unos de los máximos exponentes del minimalismo musical, el uso geométrico del espacio y las estructuras matemáticas aplicadas a su creación. Anne Teresa De Keersmaeker es bailarina y coreógrafa pero antes estudió música y su primera pieza que logró fama fue también de con música del compositor estadounidense “Fase, four movements to the music of Steve Reich”.

Dries Van Noten está a cargo de un favorecedor vestuario que dibuja las formas y resulta liviano a la vista.

A pesar de todo lo dicho antes, el público aplaude calurosamente durante un largo saludo.

Función: 25 de noviembre del 2017. Sala roja de los Teatros del Canal (Madrid). XXXV Festival de otoño a primavera.

Fotos: Anne Van Aerschot

Ficha artística

Coreografía: Anne Teresa De Keersmaeker
Bailarines: Laura Bachman, Léa Dubois, Anika Edström Kawaji, Zoi Efstathiou, Yuika Hashimoto, Laura Maria Poletti, Soa Ratsifandrihana, José Paulo dos Santos / Frank Gizycki, Robin Haghi / Lav Crnčević y Luka Švajda / Thomas Vantuycom
Música: Music for 18 Musicians, de Steve Reich
Diseño de escenografía e iluminación: Jan Versweyveld
Diseño de vestuario: Dries Van Noten
Director de ensayos: Jakub Truszkowski, Marta Coronado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.