likeIcono Vicky Duende interpretando a Manuela
unlikeIcono Poco protagonismo a los músicos en escena

El pasado Sábado 5 de Noviembre, pudimos asistir al espectáculo Carmen presentado por el Ballet Flamenco de Madrid en Teatro Colón de A Coruña. La del sábado era una de las tres funciones que ofreció en la ciudad la compañía, dirigida por el veterano Luciano Ruíz.

El Teatro, contrariamente a lo que nos tienen acostumbrados los espectáculos de danza en la ciudad, tenía el aforo bastante cubierto por un público que, desde el primer minuto estaba expectante por ver la versión flamenca de la ópera de Bizet, basada en la novela homónima de Prosper Mérimée, ofrecida por la compañía.

Una versión que resulta de conjugar la maravillosa partitura del compositor francés —que no sonó del todo bien en algún momento— y la música flamenca creada para el espectáculo. Del mismo modo se mezclan escenas de danza estilizada con escenas flamencas, acompañadas en directo por el cante, la guitarra, la flauta y el cajón. Resulta difícil sorprender coreográficamente con una pieza tantas veces versionada, como es el caso de Carmen, versiones que además han tocado todos los estilos. La ofrecida por del Ballet Flamenco de Madrid no destaca por su originalidad, pero sí resulta convincente a nivel musical y narrativo.

butaca2-ballet-flamenco-de-madrid-carmen-04

El espectáculo comienza con la presentación de los personajes protagonistas con iluminación directa, desde diferentes cenitales. Por el contrario, los músicos adquieren un papel bastante secundario, quedando en penumbra en varias ocasiones, incluso en su primera intervención.

La pieza narra la historia de Carmen, una mujer apasionada, que enamora al soldado Don José, hasta el punto de someterse al calabozo, volverse bandolero, perder la cabeza por su amor y acabar cometiendo un crimen pasional.

En este drama amoroso los protagonistas resultan correctos en su actuación e interpretación. Noelia Casas se mete en la piel de Carmen con energía, fuerza y pasión y su físico la acompaña, igual que el vestuario elegido para ella favorece en escena y va perfecto con la caracterización del personaje. Si bien, la que luce garra y acapara las miradas en el momento que sale a escena es Vicky Duende, una genial Manuela, que con sus tablas se mueve de maravilla por el escenario con limpieza y soltura, ya sea cantando o bailando, derrochando energía, seguridad y complicidad con los espectadores de las butacas más próximas.

Francisco Guerrero es Don José y su actuación se resume como la más completa del elenco. Tiene presencia, potencia y técnica sobre el escenario, e interpreta la pasión y los celos propios del soldado, a la vez que ejecuta solos con limpieza y corrección.

butaca2-ballet-flamenco-de-madrid-carmen-03

El torero Escamillo, interpretado por Iván Gallego, completa el triángulo amoroso con una intervención correcta, pero resulta la menos lucida de todos los protagonistas. De él y de Luciano Ruiz, es la coreografía presentada en esta ocasión.

En cuanto al cuerpo de baile, se ve compacto, todos con una gran expresividad, pero con algunas carencias técnicas, especialmente en los pasos más estilizados y las escenas menos flamencas. Destaca en concreto la coreografía de los gitanos, en la montaña, bailando por tangos, tanto coreográfica como técnicamente, o la  escena final,  una especie de danza de la muerte, donde las bailarinas,  con  máscaras, castañuelas y un vestuario — en este caso, no tan favorecedor—  nos acercan  los miedos y tormentos de Carmen ante su trágico final.

Sin duda, es un placer asistir a espectáculos de danza española, que no suelen abundar en la ciudad. En este caso, el Ballet Flamenco de Madrid  captó desde el primer minuto la atención del público que no dejó de interactuar con los bailarines con sus aplausos. Sin embargo esta representación deja una sensación de querer ver algo más en lo referente a la técnica y a la innovación coreográfica y algo menos de griterío y jaleo.

La compañía, que se define como “privada, independiente y no subvencionada”, algo loable en los tiempos que corren, continuará su gira por Valladolid, Rumanía, Chile y Lisboa.

Función: 5 de noviembre de 2016, a las 21h. Teatro Colón (A Coruña)

Ficha técnica
Coreografía: Luciano Ruíz e Iván Gallego
Música : G. Bizet , y composición flamenca de la que no indican compositor
Intérpretes: Ballet Flamenco De Madrid
Solistas: Noelia Casas, Vicky Duende, Francisco Guerrero e Iván Gallego
Músicos: Basilio González (cantaor), Carlos Enrique Jiménez (guitarra), Moisés Pascua (flauta), Rafael Jiménez (cajón flamenco)
Vestuario: Luciano Ruíz
Diseño de iluminación: Dan Tiberiu

Fotos: Material de prensa facilitado por la compañía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.