likeIcono La expresividad y pasión que desprenden los bailarines   
unlikeIcono La vídeo-creación

Aureo es un espectáculo compuesto por cinco piezas breves de distintos coreógrafos, en el que se intercalan obras más arriesgadas a nivel formal y argumental con otras más convencionales estilística y coreográficamente. La suma de todas ellas, supone una velada ecléctica y para todos los públicos, con la que logran alcanzar la “divina proporción” tal y como reza el propio título de la obra.

Dantzaz Konpainia es una plataforma para jóvenes bailarines, venidos de todos los rincones del mundo, con el fin de aportarles experiencia escénica y darles la oportunidad de tener su primer contacto profesional con la danza.

El programa arranca con Jugo, una obra de Jone San Martín, que no pasa inadvertida y sorprende en todo momento. En ella “exprime” cada recoveco del teatro y lo convierte en espacio escénico, logrando que los bailarines por momentos se mimeticen con el público. Este acercamiento a la platea inquieta y suscita todo tipo de reacciones, sonrisas, carcajadas e incluso miedo entre el público más menudo. Vemos bailarines en el hall, por los pasillos, entre las butacas, en los palcos…, declamando en distintos idiomas y siempre con ganas de “comer” o de “ser comidos”.  La pieza está dividida en tres partes que se intercalan con el resto del programa —prólogo, descanso y epílogo— y versa sobre la comida y el canibalismo.

La pieza Momentum, de la francesa Christine Hassid, rompe completamente el discurso anterior y nos adentra en una creación plástica y armónica, de corte neoclásico, en la que tres parejas de bailarines muestran una danza de gran belleza, interpretada con gran solvencia técnica, destacando la bailarina zaragozana Laura López.

Con Gizon Haiek, Judith Argomaniz pretende echar una mirada a los los arrantzales vascos, relatando la dureza y el esfuerzo que viven los hombres de mar. La joven creadora vasca nos brinda una obra rítmica y potente en sus partes corales, interpretada de forma coordinada y precisa por los bailarines de Dantzaz.

La obra del escovaco Lukas Timulak, Dot to dot, va de menos a más en intensidad y se presenta en un espacio escénico oscuro y repleto de humo, en el que se producen encuentros y desencuentros entre bailarines.

El broche de oro a esta “divina proporción” lo pone Casi humano, del coreógrafo Itzik Galili. La pieza del israelí arranca con el diálogo entre dos personajes de un tiempo pasado, que se cuestionan distintas situaciones que podrían suceder en el futuro. Con esta obra el creador lanza una invitación a valorar el aquí y el ahora; los momentos del tiempo presente. La pieza supone todo un reto expresivo para el elenco, que la compañía vasca supera con nota. Coreográficamente es rompedora e intensa, y recuerda en su fortaleza y expresión a los hakas de los maoríes.

Todos estos elementos hacen de Áureo es un espectáculo redondo, interpretado con profesionalidad y rigor por un elenco muy joven, aunque sobradamente preparado a nivel técnico y artístico.

Función: 24 de noviembre del 2017. Teatro Rosalía de Castro (A Coruña). TRCDanza

Foto: Blanca Razquin

Ficha artística

Coreografías: Jone San Martín, Christine Hassid, Judith Argomaniz, Lukas Timulak e Itzik Galili
Dirección artística: Adriana Pous
Dirección general: Fernando Sáenz de Ugarte
Bailarines: Riccardo Ciarpella, Karlijn Dedroog, Ioritz Galarraga, Thijs Hogenboom, Juliana Javier, Miren Liceaga, Laura López, Fernando Luis, John O’Gara, Tiziano Pilloni, Teresa Royo y Olaia Valle

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.